Capas codicionales

Puedo ver las cuerdas. Son cuerdas condicionales, son cuerdas del así es, de lo normal, de lo que es, son las cuerdas que dicen si no me rompés, no podés salir de la condición. Esas cuerdas que hacen que las cosas solo puedan ser True o False. Esas cuerdas que le asignan un valor a las cosas. Esas cuerdas que cuando se rompen, las cosas vuelven a ser opcionales, vuelven a ser indefinidas.

Como un fumador se encarga de crear sus propias cuerdas alrededor de la adicción, cambia la variable indefinida, y comienza a definirla.

Y ahora es necesario hacer un esfuerzo para romper esa cuerda. Y ahora no depende más, solo del deseo.

Esa nueva cuerda de definición, esa capa de rigidez. La semana pasada perdí algunas de esas capas, mi esfuerzo, mis palabras, mis acciones, rompieron algunas cuerdas.

Ahora puedo hacer que el negocio de las visas, funcione o no funcione, casi sin esfuerzo. El esfuerzo ya fue hecho y es pasado.

Ahora, si lo deseo, puedo hacer que el negocio de las visas suceda, casi con solo pensarlo o dar mi “ok” a la persona a cargo de disparar la primera acción para que el negocio suceda.

Ya se probó el negocio y se sabe que va a andar, por lo cual, no hay si quiera dudas. A medida que escribo, se llenan en una mariadb, capas de información financiera de mis compradores, a fin de que sus visas sean procesadas.

El negocio ya es online, funciona a medida que escribo, y funcionará cuando duerma. El negocio es independiente de mi, funciona por si mismo, no me requiere.

Ahora puedo vender o no vender los equipos, adquirir o no adquirir dólares. Ahora puedo cambiar los muebles de luegar, o no cambiarlos, acomodar o no hacerlo, reformular o no reformular.

A medida que se pierde la necesidad de hacer esfuerzo por realizar algo, las cosas quedan en un plano de indefinición. El mañana pasa a ser miles de posibilidades.

La familia siempre funciona como un ancla, o una cuerda, que lo ponen a uno sobre un grupo de posibilidades iniciales.

Se podría decir que uno hace esfuerzos para romper esas cuerdas. Liberarse de esas cuerdas que a uno lo anclan a posibilidades, cuando la cuerda se rompe, solo es necesario el deseo para que la acción se cumpla.

Podríamos decir:

Como ya mencioné, el negocio de las visas, ahora parece solo depender de deseo, en consecuencia, es posible o no posible con solo desearlo.

Podríamos formular que uno pone deseo + esfuerzo en una empresa, luego la empresa solo depende del deseo. Cuando la empresa solo depende del deseo, la empresa es indefinida, es y no es.

Si se perdieran cada una de esas capas de condicionales, esas cuerdas, esas capas de rigidez, moriría.

O por decirlo desde un nuevo angulo, la única forma, de perder cualquier condición, cualquier cuerda, y volver a la infinidad de posibilidades, es morir.

En las profundidades de una emulación o un sueño lúcido ideal, sería posible acercarse mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *